NO CREERÁS LA RAZÓN POR LA QUE ESTE PADRE ENCUENTRA A SU HIJO MALHERIDO BAJO UN PUENTE


En una época en la que el crimen y la violencia parecen inundar nuestras calles y sociedades la historia de este chico es un halo de esperanza para todos lo que aún creemos en las buenas personas.
Ángel Ariel Escalante Pérez, de sólo 12 años de edad, se encontraba caminando camino a su casa de regreso de la escuela en Guatemala cuando fue interceptado por un grupo de maleantes que lo amenazaron de manera terrible. Le ordenaron dispar4r a un conductor de autobús al azar, si se negaba él sería quien perdiera la vida, ellos se encargarían de eso.


Habiendo sido su padre conductor de autobús durante muchos años, y gracias a los increíbles valores adquiridos en casa, Ángel se negó a convertirse en lo que más odiaba, rechazó ser quien le quitara la vida a aquel chofer.

Ante esta negativa los maleantes le dieron dos opciones, moriría apuñalado o siendo arrojado de un puente. Ángel eligió la segunda.


Luego de su desaparición, el padre del menor dio aviso a las autoridades y su búsqueda comenzó. Fue hasta tres días después que los socorristas y el mismo padre de Ángel lo encontraron consciente bajo el puente. El chico había sobrevivido a la caída de más de 125 metros gracias a la abundante vegetación del lugar; sin embargo, estaba gravemente herido.


El equipo de rescate trasladó a Ángel al Hospital nacional San Juan de Dios en donde el equipo médico lo trató durante 15 días luchando por salvarlo; por desgracia la gravedad de sus heridas era tal que el chico perdió la vida.
Óscar Vián, Arzobispo de Guatemala calificó a Ángel como un “profeta”:

“Es un héroe para nuestra Guatemala, que ha sabido defender sus principios. Cabalmente. El es un profeta, que con su vida ha dicho: yo no mato a otra persona, y prefirió perder la vida él antes de m4tar a otro”, dijo el prelado.


La indignación es grande, pero también lo es la admiración por el valiente chico que prefirió convertirse en víctima antes de ser un victimario y dañar a un inocente.


Ninguna persona debería verse jamás en una situación como la que Ángel tuvo que enfrentar. La seguridad es responsabilidad de los gobiernos, sí; pero el inculcar valores empieza en casa. Ayudémos a hacer de las nuestras mejores sociedades, mejores países, y todo empieza por ser mejores personas y criar mejores hijos.

Si estás de acuerdo comparte esta nota y hagamos conciencia de este problema social que nos aqueja.

Apóyanos con un Me Gusta y deja tus comentarios.


Comentarios