LA FIEBRE ESCARLATA VOLVIÓ A APARECER Y TODOS LOS PADRES TIENEN QUE SABER ESTO:


Para todo padre la salud y el bienestar de sus hijos es prioridad; el sólo hecho de pensar que algo grave podría llegar a pasarles es suficiente para robar el aliento.

A partir del 2015 una nueva cepa de ecarlatina ha provocado el pánico y la incertidumbre, se trata de una enfermedad que se pensaba desaparecida pero ha regresado poniendo a todos, padres y médicos, en alerta.
Esta enfermedad se caracteriza por la aparición de una erupción en el cuello y tórax para luego diseminarse por el cuerpo; las personas dicen que se siente como “papel de lija”. La enfermedad comenzará, muy probablemente, con fiebre y dolor de garganta. Por suerte, a pesar de lo aparatoso que podría lucir, y del hecho que alguna vez fue una enfermedad grave en la niñez, hoy es curable con facilidad gracias a los avances en la medicina.


Es causada por la misma bacteria que causa faringitis estreptocócica; estas bacterias producen una toxina que produce la erupción rojiza que le da su nombre a la enfermedad.

Si tu hijo a contraído la enfermedad podrás ver los siguientes síntomas:
  • Salpullido rojizo
  • Cara enrojecida
  • Picazón en la piel
  • Fiebre alta (38°C)
  • Dolor de garganta
  • Inflamación de las glándulas del cuello
  • Dolor abdominal


Si sospechas que tu hijo tiene escarlatina es importante que acudas al médico de inmediato; él se encargará de confirmar el diagnóstico y de recetar el medicamento adecuado. Generalmente se trata del uso de antibióticos durante diez días.
Debido a que la enfermedad es altamente contagiosa evita enviar a tu hijo al colegio, limita el contacto del enfermo con sus amigos y hermanos, y procura separar los cubiertos que utiliza y su cepillo de dientes del resto de los de la familia.


Existen algunos tratamientos naturales de apoyo que podrían ayudarte a tratar los síntomas de la fiebre escarlatina.

Humedece un paño de algodón con vinagre de manzana y aplícalo en las erupciones para reducir sus efectos.

Alivia al dolor de garganta bebiendo una infusión de hojas de frambuesa, menta, y miel dos o tres veces al día.

El utilizar humidificadores o hacer vaporizaciones ayudará a evitar que el aire seco irrite la garganta en exceso. Si utilizas, aparte, aceites esenciales, como el de lavanda, reducirás la inflamación.


Recuerda no dejar pasar el tiempo y acudir al médico si sospechas de un contagio en tu familia; sigue sus indicaciones al pie de la letra para lograr deshacerte de la enfermedad sin complicaciones. Comparte esta valiosa información con tu familia y amigos y recuerda apoyarnos con un Me Gusta.

Comentarios