ESTE PADRE SE MUERE DE VERGÜENZA CUANDO SU HIJA LE CUENTA LO QUE APRENDIÓ EN LA ESCUELA. ¡ABSOLUTAMENTE GENIAL!


Como cualquier padre, le pregunté a mi hija:
"¿Qué aprendiste hoy en la escuela?
Ella estaba ansiosa por contestarme:
"Aprendimos qu elos niños son diferentes de las niñas."

Miré por el espejo retrovisor, peo solo pude verle el pelo.

"Mi profesor dijo que los niños tienen una coasa que las niñas no."

"Ah, sí, es cierto", dije un poco asustado. No se me ocurrió nada más que decris, así qie nos quedamos en silencio un momento.
Después ella empezó a hablar otra vez:

"Así es como las niñas saben que los niños son niños. Cuando ellas vens esa cosa que les cuelga, lo saben: es un niño."

Calculé mentalmente la distancia hasta a llegar a casa. Parecía que el camino era eterno.
"¿Sabías que los niños se hinchan cuando ven a una niña?"

Me empezaron a sudar las manos: "Yo, eeeh...bueno..."

Estaba buscando desesperamente qué decir para cambiar de tema, cuando ella preguntó: ¿Por qué a las niñas les gusta que los niños tengan esa cosa?

¿Que podía decir? ¿Todas las mujeres se hacen esa pregunta en añgún momento de sus vidas?

"Oh, bueno...uuum", empecé a tartamudear.

Pero ella no esperó mi respuesta porque ya tenía la suya: "Es porque eso se mueve cuando ellos caminan y entonces, las niñas saben que se trata de un niño, y por eso les gusta. Luego el niño mira a la niña y se hincha; y la niña sabe que ella también le gusta a él. Después se casan y los cocinan"

El final me dejó muy confundido, pero había dado en el clavo.

En cuanto llegamos a casa, ella tomó algo de su mochila y me dijo: "Hice un dinujode lo que aprendimos hoy en la escuela. ¿Quieres verlo?

No estaba seguro de querer verlo, pero lo miré por curiosidad. Tuve que sentarme: Tenía frente a mí, hinchado con todo su esplendor, con todo su poder de seducción...
¡el dibujo de un gran pavo! Su moco, la cosa roja que cuelga sobre su pico, la cosa que a las pavas les parece tan irresistible, era magnífico. Las plumas de su cola estaban erguidas, orgullosas.

Mi hijita se enfadó porque me reí mucho de su dibujo, me reí hasta las lágrimas. Pero cuando le dije que me encantaba su dibujo, me perdonó enseguida por haberme reído.
Nunca podré sacarme de la cabeza esa imagen.

Comentarios