A ESTE HOMBRE LE ACUSAN DE VIOLAR A UNA CHICA. CUANDO SE LO LLEVAN DETENIDO, REVELA UN SECRETO QUE DEJÓ A TODOS DE PIEDRA


En muchos lugares del mundo ser mujer no es tarea fácil. Para Pili Hussein, de Tanzania, no hubo excepción. Fue hija de un padre que tuvo 38 hijos en total, de seis mujeres distintas. La obligaron a trabajar en el campo con el ganado desde muy pequeña y no tuvo la oportunidad de ir a la escuela a estudiar. Las cosas no fueron mejor más adelante, ya que se casó con un hombre que terminó siendo abusador y violento. A los 31 años decidió alejarse y huir de él.
Sin destino ni planes, vagó por distintos lugares hasta llegar a Mererani, un pueblo a las faldas de la montaña más grande de toda África: el Kilimanjaro.


En la profundidad de la tierra que rodea la montaña se oculta un tesoro único en el mundo, una piedra preciosa llamada “tanzanita”. Ella sabía que la única oportunidad que tenía para vivir era trabajar como minero, pero ser mujer no se lo permitía. Entonces decidió hacer algo impensado…

“Las mujeres no podían entrar al área de la mina, así que entré valientemente como un hombre, como una persona fuerte. Tomé pantalones grandes, los corté para convertirlos en shorts y ya parecía un hombre. Eso es lo que hice”. Pili cambió su aspecto y forma de actuar y desde entonces se hizo pasar por un hombre. La llamaban “Tío Hussein” y nunca nadie supo que su verdadero nombre era “Pili”. Así, imitó todas las actitudes de los mineros, se hundía en lo más hondo de la mina sin temor y trabajaba con la misma fuerza que cualquiera de sus compañeros.


Nadie descubrió ni sospechó jamás que el “Tío Hussein” era, realmente, una mujer. Ella siguió trabajando incluso más duro que sus compañeros, y eventualmente encontró dos piedras de tanzanita tan grandes que se hizo millonaria. Con el dinero que ganó ayudó a su familia, les construyó nuevos hogares y fundó su propia empresa de minería, en donde está a cargo de más de 70 trabajadores. Pero algo sucedería que le obligaría a revelar su oculta identidad…
Una chica del pueblo dijo que había sido violada por un minero. Al buscar culpables, la policía se llevó al “Tío Hussein” de sospechoso principal. “Cuando vino la policía, el hombre que la había violado dijo: 'Este es el hombre que lo hizo', y me llevaron a la comisaría”, cuenta Pili. Al parecer no había nada que pudiera librarla de la condena, a menos que, por supuesto, dijera la verdad sobre su sexo.


Pili contó la verdad pero, por supuesto, nadie le creyó. Entonces una mujer vino a revisarla y... ¡casi se cae de espaldas! El conocido “Tío Hussein” era una mujer hecha y derecha, sin lugar a dudas. ¿Cómo es que había logrado pasar desapercibida durante casi una década? ¡Sus compañeros mineros estaban totalmente impactados! Muchos de ellos, de hecho, no lo creyeron sino hasta varios años después, cuando Pili se casó y tuvo hijos.

Actualmente Pili ya no debe ocultarse bajo una actitud ruda o ropa de hombre. “Estoy orgullosa de lo que hice. Me hizo millonaria, pero fue difícil”, cuenta la mujer. Sin embargo, “quiero asegurarme de que mi hija vaya a la escuela, tenga una educación y sea capaz de dirigir su vida de una forma diferente”. Y es que no todos podríamos tener la misma fortaleza que ella tuvo, ¿no es cierto?

Para Pili no hubo más alternativas que hacerse pasar por hombre: en un ambiente hostil y en donde la mujer era discriminada, demostró que el "ser hombre" no son más que formas de actuar determinadas por nuestra cultura (como el ser fuertes, no llorar o actuar de manera ruda). Ella fue capaz de hacer lo mismo que sus compañeros hombres e incluso mejor. Jamás se quedó atrás ni necesitó ayuda. Pili es un ejemplo de que las mujeres podemos hacer todo lo que nos proponemos y que no hay trabajos que las mujeres no podamos realizar.

Comentarios