A ESTA MUJER LE IBAN A REDUCIR EL ESTÓMAGO, PERO LO QUE HIZO EN SU LUGAR DEJÓ A LOS MÉDICOS EN SHOCK


La joven de 20 años, Kaitlyn Smith, de Portland, Oregón, no está contenta consigo misma. Kaitlyn mide 1.67 y pesa 187 kg, por lo que quiere perder peso inmediatamente. No solo quiere hacerlo por motivos de salud, sino para sentirse bien a nivel personal. Los médicos le aconsejan que se realice urgentemente un bypass gástrico para volver a su peso normal.
Sin embargo, tras una mala experiencia con un cirujano maleducado, Kaitlyn no tiene ninguna gana de pasar por dicha operación. En su lugar, decide acudir a un entrenador personal y a un nutricionista. Inmediatamente la ponen a dieta estricta y le preparan un duro plan de entrenamiento. Seis veces a la semana, y sin faltar, va al gimnasio a hacer ejercicio. Además, sigue la dieta que le impone el nutricionista.


"Nada de esta experiencia fue fácil", aclara Kaitlyn. "La parte más difícil fue la psicológica: yo era mi peor enemiga y me hablaba fatal. Tuve que darme cuenta de lo que realmente valía y olvidarme de esos pensamientos negativos", explica la joven.

Sus progresos los va publicando en diversas redes sociales, y pronto se ha convertido en una pequeña celebridad, con 55.000 seguidores, que la animan y dan el apoyo que necesita. Ni siquiera un accidente en el gimnasio la puede desanimar.


El plan de ejercicios y dieta tiene unos resultados increíbles: ¡en solo 15 meses pierde la asombrosa cantidad de 90 kg!


Pero la pérdida de peso también hace que la piel de Kaitlyn quede colgona y ella no está nada contenta. Y es que el exceso de piel no solo la afea, sino que puede tener como consecuencia otras complicaciones graves: infecciones, desgarros, malos olores, irritación, dolor articular, tirones, además de problemas psicológicos.
Por ello, Kaitlyn decide operarse, pero no tiene suficiente dinero para ello. Finalmente, decide realizar una campaña en Internet para recoger fondos.

Pero entonces, la suerte entra en escena: el cirujano Michael Salzhauer se entera de su situación y le ofrece operarla gratis.


En el transcurso de 8 meses y mediante numerosas operaciones, le estiran el abdomen y las nalgas, y le eliminan el exceso de piel de los brazos, pecho y espalda. En total, extraen 15 kg de piel del cuerpo de Kaitlyn.


Kaitlyn está por fin contenta con su cuerpo y se siente bien en su propia piel. "Ya no soy una adolescente amargada, envidiosa y deprimida. Ahora soy una chica sonriente, feliz y abierta, que se quiere a sí misma y al mundo".


En esta foto puedes ver cómo irradia de alegría. Es fascinante lo que podemos conseguir con fuerza de voluntad y perseverancia.

Comentarios