TENÍA UN DOLOR DE CABEZA Y MURIÓ 2 DÍAS DESPUÉS. LOS MÉDICOS ALERTAN SOBRE LOS SIGUIENTES SÍNTOMAS


Lee Broadway era una feliz madre de cuatro hijos. Nació en Alemania mientras su padre estaba comisionado en la Fuerza Aérea. Cuando su familia regresó a Estados Unidos, Lee cursó el bachillerato en Carolina del Norte, donde conoció a Eric, el amor de su vida. La pareja se casó pocos años después y llevaron una vida feliz hasta que su destino se convirtió en su peor pesadilla. El 1 de abril de 2017, Lee empezó a quejarse de un dolor de cabeza.
Lee había sufrido dolores de cabeza y migrañas toda su vida, pero esta vez el dolor era más intenso. Eric la llevó al hospital lo más rápido posible mientras ella se retorcía del dolor en el asiento de al lado. Evidentemente, se trataba de algo serio, pero no tenía idea de la enorme gravedad del asunto.

En el hospital, le diagnosticaron aneurisma cerebral. A pesar del dolor, los médicos no consideraron que su vida corriera peligro y creían que una operación resolvería el problema. Eric sintió un gran alivio al escuchar esto después de esperar ansiosamente durante horas a que los médicos descubrieran qué tenía su esposa. Pero este alivio se convirtió muy pronto en un sentimiento devastador, ya que pocas horas después se enteró de que había surgido una complicación inesperada; no había nada más que hacer por su mujer. El 3 de abril, dos días después de llegar al hospital, Lee falleció.

Eric y sus hijos, Adair (22 años), Averi (16), Alex (10) y Adrien (8) estaban en shock. La repentina muerte de Lee dejó destrozados a todos los miembros de la familia. Ninguno de los hijos estaba en casa cuando Lee se marchó al hospital. Se enteraron de lo que le había pasado poco después.


Lee solo vivió hasta los 41 años y dejó tras ella a una familia profundamente afectada y muchos amigos. Pero incluso después de su muerte, sigue haciendo buenas obras, ya que donó sus órganos, y con ellos se han salvado muchas vidas. Su pérdida ha dejado un vacío en las vidas de todos los que la amaban, pero ojalá que al saber que Lee sigue ayudando a otras personas, sientan un poco de consuelo.


Un aneurisma cerebral le puede ocurrir a cualquiera. Esta enfermedad provoca que un vaso sanguíneo se expanda como si fuera un globo y haga presión en el tejido cerebral que lo rodea. Este tipo de inflamación de los vasos sanguíneos no es necesariamente mortal, y muchas personas viven con esta alteración por muchos años sin saberlo. El peligro surge cuando el aneurisma se inflama drásticamente o explota.
Si notas los siguientes síntomas, deberías consultar a un médico o acudir al hospital:
  1. Dolor de cabeza extremo.
  2. Náusea.
  3. Calambres.
  4. Cansancio severo o desmayo.
  5. Debilidad en brazos o piernas.
  6. Adormecimiento o insensibilidad en alguna parte de la cara.
  7. Sensibilidad a la luz.
  8. Cuello rígido.
Ojalá que el trágico caso de Lee sirva para observar de cerca a nuestros seres queridos y actuar rápido en caso que presenten estos síntomas aparentemente inofensivos.


Comentarios