10 CURIOSIDADES QUE SEGURO QUE NO CONOCÍAS SOBRE LA VAGINA


A pesar de que casi la mitad de la población en el mundo tiene una entre las piernas, y que sin ella la vida no sería posible, la vagina es todavía un tema tabú en muchos lugares, y en aquellos donde no lo es, sigue habiendo una cierta incomodidad a la hora de hablar del tema.

Teniendo en cuenta que somos 3.650 millones de mujeres en la tierra (un 49,6% de la población mundial), es increíble lo poco que sabemos sobre nuestro órgano reproductivo. Pero nunca es tarde para empezar a conocernos a nosotras mismas o a nuestra pareja: aquí te contamos 10 datos de la vagina que seguro no sabías.
1. Contiene una sustancia presente en los tiburones
El escualeno es un compuesto orgánico que se encuentra en el hígado de los tiburones... y también en la vagina. Aunque en el caso de los tiburones, es la que permite que floten (ya que es más densa que el agua), esta sustancia actúa como lubricante en el órgano femenino. Además, se utiliza también para algunas vacunas contra la gripe.

2. Soporta entrenamientos muy intensos
Aunque cueste creerlo, el tono muscular de la vagina es tremendamente fuerte. De hecho, tal es su fuerza que incluso puede atrapar a un pene dentro, sin que pueda salir. Este fenómeno se llama Penis Captivus y ocurre durante las relaciones sexuales, por suerte, en raras ocasiones. Por otra parte, fortalecer los músculos del suelo pélvico ayuda con los problemas de incontinencia y, además, para conseguir mejores orgasmos.

3. Estar mucho tiempo sentada tiene efectos negativos
Además de provocar dolor de espalda y contribuir al sedentarismo, estar sentada durante mucho tiempo puede ser una causa de infección vaginal. En esa posición, la temperatura de la zona genital aumenta, y eso junto con la humedad y la fricción, crean el caldo de cultivo perfecto para que crezcan las bacterias. Lo mismo pasa cuando llevas ropa excesivamente ajustada.

4. El exceso de higiene no es bueno para la vagina
Aunque pueda parecer mentira, el exceso de higiene también puede causar infecciones e irritación. La vagina ya se limpia por sí sola mediante secreciones naturales; por eso, es recomendable evitar jabones perfumados, geles fuertes y antisépticos, y no lavarla con una frecuencia excesiva (pero esto no quiere decir que no debas cuidar tu higiene, claro).

5. La ropa interior también puede causar infecciones
Las telas de algunas prendas de ropa interior, como la seda y el terciopelo, retienen la humedad facilitando una infección. Por eso, es recomendable utilizar ropa interior de algodón, ya que así mantiene la zona fresca y seca, o no llevar nada. Por desgracia, por muy atractivo que pueda parecer la lencería erótica, no es lo mejor para nuestra salud vaginal.

6. Lo que comes es a lo que hueles
En efecto, nuestra dieta afecta al olor (e incluso sabor) de la vagina. Por ejemplo, alimentos como la cebolla, el ajo o los espárragos hacen que huela distinto, y no precisamente de una forma agradable. Lo mismo ocurre con el alcohol, las drogas y el tabaco. Por el contrario, las frutas, los yogures y beber mucha agua hará que huela y sepa mejor.
7. La vagina tiene una gran flexibilidad
El útero tiene la capacidad de extenderse hasta un 200 % durante el parto o las relaciones sexuales, gracias a sus crestas musculares. Sin embargo, en su estado normal, su abertura es tan estrecha que es imposible que se pierda nada que se introduzca ahí.

8. Evita las relaciones sexuales tras haber dado a luz
Después de un parto, la vagina necesita volver a su estado normal y recuperarse del esfuerzo. Por eso, es recomendable no mantener relaciones sexuales con penetración durante las primeras seis semanas tras haber dado a luz. No te preocupes, con un poco de imaginación, seguro que podéis mantener viva la llama. ;)

9. El clítoris solo sirve para una cosa...
Seguro que ya conoces el clítoris, pero ¿sabías que es el único órgano humano cuya única función es dar placer? (el equivalente masculino, el pene, tiene finalidad reproductiva). Por el contrario, el resto de zonas erógenas tienen otras funciones aparte de la sexual.

10. ... y además tiene más terminaciones nerviosas que el pene
En concreto, ¡el doble! Aunque es más pequeño, tiene más de 8.000 terminaciones nerviosas, mientras que el pene tiene 4.000... y cuando se estimula el clítoris, puede afectar a nada más y nada menos que 15.000. Impresionante.

Es increíble la de cosas que no sabía de mi vagina... ¡y lo del tiburón me ha dejado a cuadros! Esto es tan solo una prueba más de que el cuerpo humano nunca dejará de sorprendernos.


No hay comentarios: