9 TRUCOS PARA QUE TU CABELLO CREZCA MÁS RÁPIDO Y MUCHO MÁS SANO


Si estás aburrida de tu pelo, lo notas seco, sin vida o simplemente quieres que recupere el brillo que tenía antes, puede que necesites cambiar algunos hábitos que probablemente considerabas saludables y que en realidad están destrozando tu pelo.

Poniendo todo esto en práctica, tu cabello estará mucho más sano y, aunque es imposible hacer que crezca más rápido, al no quebrarse, el largo será mucho mayor.

¡Estos son los 9 trucos para tener un cabello perfecto!


1- Come mejor
Somos lo que comemos, no me canso de repetirlo, y eso también afecta a nuestro pelo. Los huevos, el pescado, las grasas omega 3 y las hojas verdes son esenciales para nuestro cabello. Si introducimos estos alimentos en nuestra dieta veremos que nuestro cabello mejorará por momentos.


2- No lo laves a diario
Aunque parezca contradictorio, tener algo de grasa en el pelo no es malo. Nuestro cuero cabelludo genera aceites naturales necesarios para proteger al cabello de los agentes externos. Cuando nos lavamos el cabello, eliminamos todos esos aceites y el cuero cabelludo los tiene que volver a generar.

Cuando esto lo hacemos todos los días, hacemos que el cuero cabelludo genere muchos más aceites de los necesarios y acaba viéndose sucio, por ello, cuantas más veces te laves el pelo, más a menudo necesitarás lavarlo. Intenta ir disminuyendo poco a poco las veces que te laves el pelo a la semana. Puedes ayudarte de un champú en seco para aquellos días en los que tienes el pelo sucio pero quieres aguantar y no lavártelo hasta el día siguiente.

3- Cepilla tu cabello cuando esté seco
Aunque el pelo mojado parezca mucho más manejable y fácil de cepillar, lo cierto es que es mucho más frágil que cuando está seco. El agua debilita el cabello y hace que se rompa mucho más fácilmente. Al quebrarse el pelo, el largo será cada vez más escaso y, aunque te crezca a la misma velocidad, se seguirá viendo corto. Por ello es esencial que esperes a que tu cabello esté completamente seco para desenredarlo.



4- Masajea tu cuero cabelludo
Esto te ayudará a estimular la circulación en la zona, lo que hará de el cuero cabelludo trabaje más y, a la larga, tu cabello crecerá un poco más rápido. Para aumentar el efecto puedes sentarte en una silla y llevar tu cabeza hacia tus rodillas, de esta manera la sangre subirá a tu cabeza y los masajes serán más efectivos.

 5- No abuses del calor
Seguramente ya sabes que usar planchas, tenacillas o incluso secador, no es nada bueno para el cabello, ya que lo debilita y hace que sea mucho más frágil. Sin embargo, obviamente no puedes salir de la ducha y dejar tu cabello mojado muchas horas puesto que la humedad tampoco es buena. Entonces, ¿qué es lo que debemos hacer? Pues es muy fácil, sécate el pelo con el secador hasta que el pelo no chorree agua y deja que termine de secarse al aire libre.

6- No utilices agua demasiado caliente
A todos nos gustan los baños y las duchas de agua calentita, pero abusar de ella es muy dañino para nuestro cabello. El agua a altas temperaturas reseca el cabello y hace que se vuelva frágil y quebradizo. Por ello lo mejor es utilizar agua tibia y acabar con un enjuagado de agua fría para sellar las puntas y prevenir que se abran. Además, el agua fría le aportará brillo extra y se verá mucho más bonito.

7- Córtate las puntas cada 2 o 3 meses
Sé que odias que te digan esto, pero las puntas abiertas son el mayor enemigo de tu cabello. Cuando una punta se abre y no se sanea, comienza a abrirse cada vez más. Si esto pasa en todo tu cabello, finalmente te tendrás que cortar mucha más cantidad que si te las cortases cada dos o tres meses.

8- Evita el azúcar
Comer demasiada azúcar destruye la queratina y el colágeno de nuestro cabello, que son muy necesarios para el crecimiento del pelo. El colágeno es un aminoácido que hace que el cabello esté fuerte y la queratina es una proteína fibrosa, que da fuerza y elasticidad a la estructura interna y externa del cabello. Reduce el azúcar y notarás una gran diferencia en el cabello, la piel y las uñas.


9- Utiliza aceites esenciales
Ya que con los lavados eliminamos los aceites naturales de nuestro cabello, podemos aplicar aceite esencial de argán, coco, jojoba, oliva o ricino de medios a puntas para ayudarle a recuperar la hidratación. Lo puedes hacer antes o después de cualquier lavado.

Unos simples cambios en tu rutina capilar pueden dar resultados impresionantes. Te recomendamos que los pruebes y nos cuentes qué tal te ha ido. ¿Los pondrás en práctica? ¡Déjanoslo en los comentarios!

¡Comparte este artículo con todos tus amigos!


Comentarios

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Artículos más vistos