SIGNOS INCONFUNDIBLES DE APENDICITIS QUE NUNCA DEBES IGNORAR


Lo más probable es que alguien a quien conozcas haya sufrido de apendicitis durante la niñez o la adolescencia. Aunque se habla raramente, la apendicitis afecta a cientos de miles de personas alrededor del mundo. De hecho, solos en Estados Unidos, se realizan más de 250.000 apendicectomías cada año. Entonces, ¿qué se siente con la apendicitis? ¿Cuáles son los síntomas de este serio problema? ¡Pues sobre eso hablaremos a lo largo de este artículo, así que no se lo pierda, ya que podría llegar en cualquier momento!


El apéndice es en realidad parte de su tracto digestivo, situado en la unión del intestino delgado y el grueso. Por lo tanto, se encuentra en el lado inferior derecho de su abdomen. Tiene aproximadamente cuatro pulgadas de largo y es muy delgado. En algunas personas, el apéndice se encuentra detrás del colon. A pesar de que todo el mundo tiene uno, los médicos no están muy seguros de la función que tiene realmente. Muchos creen que son los restos de los tractos digestivos de nuestros antepasados, que tenían una dieta muy diferente a la nuestra. Otros, piensan que contiene bacterias vitales que ayudan a la digestión y potencian la función inmune… ¡En la siguiente página la explicamos qué se siente cuando debemos correr al médico debido a una apendicitis!




La apendicitis es una condición en la que el apéndice se hincha y se llena de pus. Típicamente ocurre cuando se desarrolla una infección del sistema digestivo se abre camino hasta el apéndice, o debido a una obstrucción alimentaria dentro de su apéndice. Otras causas incluyen una infección parasitaria, una desequilibrio bacteriano en el intestino, un estreñimiento severo o una lesión del tracto digestivo. También podría deberse a una infección del tracto respiratorio superior, que puede conducir a un ganglio linfático hinchado dentro de la pared del intestino. Si no se trata, el apéndice puede reventar en solo 48 horas tras la infección, derramando pus en el abdomen. Al mezclarse con el contenido intestinal, el dolor es insoportable, y si no se trata, puede desembocar en una peritonitis (infección mortal del peritoneo), la cual puede causar daños irreversibles e incluso la muerte.


1. Dolor que empeora progresivamente
La infección y la inflamación aparecen generalmente con un dolor abdominal intenso como primer signo de apendicitis. Dicho dolor puede comenzar en el medio del abdomen, cerca del ombligo. Suele ser un dolor sordo, similar a un cólico, ocupando todo el abdomen. A medida que la inflamación se establece, el apéndice comenzará a irritar el revestimiento de la pared abdominal (peritoneo). Si nace con el apéndice detrás del colon, la apendicitis probablemente causará dolor en la espalda baja o en la pelvis.

2. Dolor al toser
El intenso dolor abdominal mencionado anteriormente se aumentará por momentos, y se sentirá muy débil al moverse, respirar profundamente, toser o estornudar. Este es uno de los signos más tempranos y evidentes de la apendicitis. Recuerda que si su apéndice ha explotado, toda la pus está infectando el sistema digestivo, afectando también a la pared abdominal, por lo que cualquier movimiento brusco, realmente lo sentirá. Si bien no hay que perder la calma, debería acudir lo más rápido posible al médico a someterse a una operación.

3. Vómitos
El vómito puede aparecer a menudo cuando se establece una obstrucción en el tracto digestivo. También es un síntoma común de dicha infección, ya que su cuerpo está tratando de deshacerse de la acumulación de pus en su apéndice. Algo característico en este tipo de vómito es que tendrá un olor horrible. Sabemos que normalmente, su olor ya es desagradable, pero al expulsar la pus acumulada, debería serlo aún más. No tema, esto es solo el comienzo…

4. Estreñimiento
El estreñimiento es un síntoma bastante común en la apendicitis, pero es muy importante no acudir a laxantes o enemas para aliviarlo. De hecho, lo único que pueden hacer todos estos tratamientos es empeorar la situación, ya que puede causar la destrucción total del apéndice, lo cual empeorará severamente su situación. Por favor, antes de decidir por su cuenta tomar algún medicamente cuando se trate de apendicitis, acuda al médico lo antes posible. En todo caso, confíe solo en alguien que sepa sobradamente lo que hace, pero siempre mejor el doctor.

5. Diarrea severa
La diarrea, al igual que el vómito, es la forma que tiene su cuerpo de comunicarle que quiere deshacerse de todo lo que le irrita en su tracto digestivo. Asegúrese de mantenerse hidratado a lo largo de toda la etapa de diarrea, y vigile seriamente sus heces. Si observa que contienen sangre o un color extrañamente oscuro, llame a su médico inmediatamente, ya que podría estar en serio riesgo. Recuerde que de la apendicitis a la peritonitis solo hay un paso…

6. Pérdida de apetito
Con los tres síntomas anteriormente mencionados, no es ninguna sorpresa que su tracto digestivo no quiera ningún contenido durante un buen tiempo. Todo esto, combinado con su fuerte dolor abdominal, puede hacerle sentir que cada bocado es un verdadero infierno, además de poder empeorar su situación. Esta es una clara señal de que usted debe llegar a la clínica tan pronto como sea posible. Háganos caso, la apendicitis no es ninguna broma…

7. Fiebre intensa
La apendicitis causa por lo general una fiebre que oscila entre 37.2 y 38 grados centígrados, pudiendo subir unas décimas más. Además, dicha fiebre puede venir acompañada de escalofríos, y si la infección se extiende y el apéndice llega a estallar, la fiebre puede aumentar hasta los 39 o 40 grados. Por si fuera poco, su frecuencia cardíaca aumentará considerablemente. No cabe duda de que de la apendicitis le hará saber que ha llegado…

8. Incapacidad de expulsar los gases
El estreñimiento severo que aparecerá como síntoma no solo afectará a su capacidad de expulsar las heces, sino que también le impedirá sacar los gases que tenga en su interior. Durante todo ese período, también podría (y lo hará) experimentar dolor intenso en la barriga debido a los gases. Pero no se preocupe, una vez llegue al hospital y se someta a la operación, podrá liberarlos tranquilamente y sin dificultades.

9. No sentirse “bien”
Sentirse algo así como “apagado” es una de las quejas más comunes entre las personas que sufren de apendicitis o una explosión de apéndice. No ignore su sensación intestinal si sospecha que su apéndice puede no estar muy bien.

Por favor, presta mucha atención a todos los síntomas mencionados a lo largo de este artículo y no dude en acudir al médico inmediatamente si cree que podría tratarse de esta condición bastante molesta. ¡Podría ser más serio de lo que cree!
¡Comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!


ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM AQUÍ :

Comentarios

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Artículos más vistos