HÁBITOS DEL CUERPO QUE NO PODEMOS IGNORAR


El cuerpo humano y sus capacidades aún no están bien estudiadas. Cada día los científicos avanzan en este rumbo y reciben nuevos datos asombrosos acerca de nuestro organismo. Esta vez te comentará cuáles son los hábitos del cuerpo que no podemos controlar por más que quisiéramos.



1. Olvidar a qué viniste


Los psicólogos de la Universidad de Notre Dame descubrieron el “efecto umbral“. 
Resulta que cuando atravesamos un umbral, olvidamos la información más rápido. 
”Nuestra mente percibe el umbral como una especie de barrera que separa los eventos en “antes“ y ”después”. 
Lo que sucedía antes de pasar por el umbral, se borra de la memoria a corto plazo y se almacena en los “archivos” de la conciencia“, dice el profesor Gabriel Radvansky quien encabezó la investigación. De esta manera, el cerebro percibe el hecho de pasar por una puerta como una señal a “borrar los datos anticuados”. 
La información vieja se elimina para hacerle espacio a la nueva. 
También un golpe en la puerta inesperado, la terminación de una tarea complicada o algún factor distractor hacen que olvides cosas.




2. Sonrojarse


Esta reacción fisiológica aparece durante un momento de estrés (atención excesiva por parte de los demás, la emoción antes de un discurso, un cumplido inesperado, etc.). 
El organismo quiere protegerse y entra en estado de alerta: libera adrenalina, tensa los músculos, acelera los latidos del corazón, aparece fiebre. 
El sonrojo sucede justo cuando los capilares se dilatan para que el calor excesivo salga. De esta manera el organismo baja la temperatura corporal.


3. Caerse en el sueño 


Caídas al vacío o sacudidas hipnagógicas suceden cuando el cerebro se duerme antes de que se apague el cuerpo. 
Un estado contrario a esto es la parálisis. 
En este caso el cerebro se despierta antes de que se pongan en marcha el cuerpo, y durante un tiempo estamos acostados sin poder mover ni un dedo, totalmente conscientes de lo que sucede alrededor.

4. Inhalar solo por una fosa nasal


El ser humano respira muchas veces solo a través de una fosa nasal: esto sucede debido a que cambiamos las fosas nasales cada 4 horas. 
Las investigaciones han demostrado que inhalar a través de la fosa nasal izquierda activa el hemisferio derecho, y a través de la derecha, activa el hemisferio izquierdo. 
Por lo tanto, cambiando tu manera de respirar, puedes activar la parte creativa o lógica de tu personalidad.

5. Ver estas cosas semitransparentes


Son glóbulos rojos, pedazos de proteína y otro tipo de restos de tejidos adentro de los ojos, y los vemos porque proyectan sombras sobre la retina del ojo. 
Los observamos de vez en cuando pero muchas veces sucede de manera espontánea.

6. Hablar dormidos


Según la Academia estadounidense de la medicina del sueño, alrededor del 5% de los adultos hablan dormidos. 
El doctor W. Christopher Winter dice que por lo general esto sucede en las primeras dos horas del sueño cuando el cuerpo se relaja mucho, entra en las fases de sueño profundas pero el organismo aún cuenta con mucho tono muscular para producir sonidos.

7. Soñar


Existen 10 teorías básicas que explican los sueños. 
Freud creía que son deseos e intenciones reprimidos de las personas. 
El psiquiatra Allan Hobson estaba seguro de que los sueños no tienen sentido y solo son el resultado de impulsos eléctricos casuales. 
Este fenómeno aún no está estudiado completamente y cada quien elige qué pensar. 
Pero el hecho sigue siendo que no podemos controlarlos e incluso si compartimos la almohada con otra persona, "no nos enseñarán el mismo sueño".

8. Reaccionar al efecto placebo




El placebo se utiliza desde los siglos XVIII-XIX. Por ejemplo, el doctor Matvey Mudrov les daba a sus pacientes polvos “dorados“ y ”plateados" que aliviaban sus dolencias. 
Después de la muerte del doctor se descubrió que el componente principal de estos polvos no era nada más ni nada menos que una simple tiza molida. 
Los placebos no curan enfermedades pero llevan a un estado de mejoría subjetiva. 
Curiosamente, el efecto placebo resulta más fuerte cuando se aplica el “medicamento” a través de una inyección.


Comentarios

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Artículos más vistos