ESTA HOJA ES UNA BENDICIÓN DE LA NATURALEZA, COMBATE LA PRESIÓN ALTA, AZÚCAR EN LA SANGRE, EL COLESTEROL, EL INSOMNIO Y MUCHO MAS!!


Las propiedades del laurel no se utilizan sólo en el mundo gastronómico para dar sabor a nuestras preparaciones. También se lo utiliza como un ingrediente fundamental en la Medicina Natural, para el tratamiento de numerosas afecciones.



Conoce más respecto a esta aromática tan sabrosa, como poderosa.

Características y propiedades del laurel.

El laurel, cuyo nombre científico es “Laurus nobilis” es un árbol frondoso que crece en climas húmedos y frescos. Originario del Mediterráneo, se caracteriza por sus hojas de color verde oscuro y una corteza gris amarronada.




En la gastronomía, las hojas de laurel se utilizan como condimento para resaltar y dar sabor a carnes, guisados y salsas. Además, podemos aprovechar sus beneficios en la elaboración de remedios naturales y tratamientos para combatir múltiples afecciones. Las propiedades del laurel ayudan en casos de:



• Falta de energía, agotamiento o casos de fatiga crónica.
• Fatiga o lagunas mentales.
• Cistitis.
• Calambres musculares.
• Síntomas premenstruales.
• Cefaleas y migrañas.
• Artritis.
• Depresión.
• Problemas del nervio ciático.
• Infecciones en la piel.
• Debilidad muscular.
• Uretritis.
• Distensión abdominal y flatulencias.
• Retención de líquidos.
• Ronquidos y apneas de sueño.
• Otitis.
• Contracturas musculares y nerviosas.

El laurel es conocido por ser un gran estimulante del aparato digestivo. Es carminativo y hepático. A su vez, es excelente para el aparato respiratorio por ser expectorante, bronquial y ayuda a combatir la gripe. Además, mejora la circulación sanguínea, es diurético, antirreumático y antibiótico.

Remedios con laurel.

AROMATERAPIA: El aroma profundo e intenso del laurel puede ser utilizado en aromaterapia. Además de purificar el ambiente y repeler insectos, esta planta ayuda a relajar la mente y a superar emociones difíciles como angustia, depresión o miedos. Además, ayuda a mejorar la circulación sanguínea por lo que provee mucha vitalidad.

EL ACEITE DE LAUREL: Como mencionábamos, el laurel facilita la circulación sanguínea. Por ello, se puede aplicar este aceite al realizar masajes de drenaje linfático. Es excelente para combatir la retención de líquido y la pesadez.

Otro uso muy común es en el tratamiento de tics nerviosos (movimientos corporales involuntarios) o en el de rigidez muscular. Además, aplicar unas gotas de aceite de laurel en el pecho, antes de dormir, ayuda a controlar los ronquidos.

LAUREL EN NIÑOS: Aplica unas 3 gotas de aceite de laurel en un aromatizador o difusor para ambientar la habitación. Esto ayuda a combatir las crisis de pánico, los miedos, llantos y vómitos en niños.

INFUSIÓN: La infusión es la manera más fácil para aprovechar todas las propiedades del laurel. En 200 ml de agua, calienta unas 2 hojas de laurel. Cuando rompa en hervor, apaga el fuego, cubre y deja reposar por 10 minutos. Finalmente quita las hojas y bebe.

¿Cómo preparar aceite de laurel?

Ingredientes y materiales:

• 250 ml de aceite de almendras.
• 30 gr de hojas de laurel secas.
• recipiente hermético con tapa y de vidrio (es necesario que posea un color ámbar para que la esencia no se degrade con la luz).

Preparación:

Coloca las hojas dentro del recipiente. Cúbrelas con aceite de almendras. Es importante que las hojas queden completamente sumergidas. Tapa muy bien y deja reposar durante 30 días en un lugar fresco y seco, alejado de la luz solar. Periódicamente, agita el envase.

Comentarios

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Artículos más vistos