EL 75% DEL POLLO QUE CONSUMIMOS ESTÁ LLENO DE ARSÉNICO CANCERÍGENO. HAZ ESTE CAMBIO INMEDIATAMENTE!!

Desde hace un tiempo está surgiendo una tendencia hacia el uso de alimentos orgánicos, y esto más que una moda tiene una razón de ser muy acertada, pues el incremento de cáncer y enfermedades es debido a la cantidad de químicos que contienen los alimentos que estamos consumiendo.



Lamentablemente, los alimentos que son inorgánicos son rociados por tóxicos y contaminados por muchas otras cosas mas. En cuanto a los animales estos son bombardeados con fuertes medicinas, antibióticos y químicos para mantenerlos sanos, y al final todo eso pasa a nuestro sistema.

La FDA ha admitió que hay una razón totalmente nueva para evitar los alimentos inorgánicos, especialmente el pollo. Se descubrió recientemente que el pollo comercial esta completamente lleno de arsénico, y esto puede provocar Cáncer.




El Arsénico es un elemento químico de origen natural que se presenta en dos formas diferentes: orgánico e inorgánico. A pesar de que el orgánico no es bueno, el inorgánico es el más tóxico para las personas.

Este tiene efectos de intoxicación casi de inmediato, produce vomito, dolor de estomago, diarrea, calambres, entumecimiento. También puede causar a largo plazo, lesiones en la piel como cambios en la pigmentación, diabetes y enfermedades cardiovasculares.



Pero el riesgo de salud más grave a a largo plazo que produce el Arsénico es el cáncer. La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) ha clasificado el arsénico y compuestos que se encuentran en el, como un carcinógeno humano. La forma más común de cáncer por arsénico es el cáncer de piel, sin embargo, también se ha relacionado al cáncer de vejiga y de pulmón.

Recientemente se descubrió que el arsénico orgánico, que supuestamente es menos dañino y que se encuentra en una variedad de aditivos para el pollo y otras drogas, en realidad se transforma en arsénico inorgánico, lo que causa cáncer.

El Centro de la FDA para la Medicina Veterinaria y el Centro de Seguridad de alimentos y Nutrición aplicada, hicieron unos estudios a los pollos que todos consumimos, analizando los niveles de arsénico en el pollo y se encontró que el arsénico orgánico se convierte en inorgánico, este es el que esta en las partes comestibles del pollo.

Después de este estudio, muchos de los aditivos que contienen arsénico han sido retirados de los pollos. Estos incluyen 3-Nitro, que se utiliza para aumentar la ganancia de peso, carbarsone, que se utiliza para prevenir la infección, y ácido arsanílico, otro usado para aumentar la ganancia de peso. Pero, a pesar de que muchos aditivos a base de este químico se han eliminado, criadores de pollos comerciales siguen utilizando Histostat, un aditivo para el aumento de peso que también contiene arsénico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR :

Comentarios